El destino de los hombres no está
marcado; no está en el futuro
                                              esperando,
sino en un presente que se reescribe
sin su consentimiento, mientras
los días van cayendo
               hacia el fondo
                  de un silencio sospechoso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

_________________

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.