leej2

el fantasma

Se ha tomado, ya tarde, un café largo y sin azúcar, negro y amargo, y ahora se siente

como si no le dejaran salir o como si no le dejaran entrar, otra vez y otra vez. Contrariado,

cabreado, airado como si no fuese todavía la hora de algo que no sabe lo que es.  

Y esa asfixia de respirar con un pulmón ajeno, y el cansancio anticipado e infinito. Su

actualidad está partida en dos, con la libertad seca en medio. Aunque aún no lo sepa, ya es

otro: no le crece el corazón ni le da la gana. Está colgado de un hecho muerto, como un

murciélago.

Se dice que lo triste es no saber vivir, no el morirse. Quizá a este fulano habría que

decirle lo que no se aprende en la escuela: que tiene que alcanzar el punto de no retorno; o

que el tiempo —como las muñecas rusas— es una serie inclusiva; o que tiene que juntar el

final con el principio; o que el mejor camino es siempre a través; o que todo es eterno pero

sólo mientras dura.

Y si no lo aprendió por sí mismo en las playas de Guadalcanal, donde abundan las

luciérnagas: que hay que retener las cosas en el mismo momento en que cruzan de la luz a

la sombra.

La experiencia está sobrevalorada, claro: es importante, pero no deja de ser conservadora

y bastante tirana, sobre todo cuando lo que interesa es romper un bucle; escapar de la recursividad;

deshacerse del fantasma de uno mismo, tan madrugador.

Fotografía de Lee Jeffries, London


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.