Hay dos soles enfrentados. El intenso
verano de mi juventud, y la luz
que emite la abandonada Ítaca; y yo de regreso,
con esta pesadumbre rodeando mi alma,
con este cuerpo que envejece sin mí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

___________

 

 

1 Comentario

  1. NdAlfonso

    Me parece que, en buena medida, lo que se propone
    para explicar o entender un haiku puede también
    aplicarse a este, y tal vez a otros poemas del autor.

    El que lee el poema es objeto de un desafío. A pesar
    de su brevedad y de su sencillez, el poema nos interpela
    en el fondo de nosotros mismos: «resuelve mi belleza»,
    parece decirnos. Y si lo olvidamos, vuelve de nuevo a
    nuestra conciencia: «resuelve mi belleza».

    Nadie cuenta por sí mismo con los recursos necesarios
    para descifrar la perfección del poema, sólo se puede hacer
    un acto de vaciamiento y ponernos ante el poema como
    ante un espejo. Únicamente así podremos lograr, tal vez,
    ser un poco menos desconocidos para nosotros mismos.

    ndalfonso

    haiku-do
    El haiku como camino espiritual
    Vicente Haya

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna