sara_sampaio

 

 

 

Se trata de cuando esta dulce criatura no había llegado al tiempo de mujer, a la condición de hembra,

asunto que no es de años ni de edades, sino algo de más abajo o de más adentro, quizá de los cartílagos

o del alma.

Aquí Sara está todavía pepona, demasiado hidratada, infantil: para llegar a la belleza, a la verdad

de la forma [al grado –más bajo- de lo terrible, que podría destruirnos] tiene aún que pasar, quizá,

por la escuela del sufrimiento; cambiar los peluches por desgarros; caerse dentro del pozo de los otros

de donde ya no podrá salir; subirse –o bajarse- al tiempo feroz, y oscuro que se mide en asfixias,

insomnios, y fracturas, como una nómina atroz de huesos, de células que enseguida se empiezan

a morir y ‘se pudren en el tiempo, infinitamente verdes’ –como dijo el poeta.

Por sus ojos de diseño tiene que pasar todavía el espanto, el miedo: no el horror inhumano de la guerra

y el crimen, sino el horror inhumano de lo cotidiano, de la íntima claudicación, de las vidas que

se venden entregando también el destino.

Sara está hermosa con un belleza bonita de escándalo de ojos imposibles, del espectáculo de unos

labios exactamente perfilados, exactamente esponjosos, exactamente labios.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna