eunice odio

 

 

amar- mar

 

 

Vértigo al contacto               

con el mar sanguíneo de tu piel   

tan parecido al subir y bajar     

de la espuma, al roce de tus muslos

semejantes a las dunas marinas;   

donde el delfín se adentra,       

hacia el interior de la grieta     

donde la corriente del placer     

hace explosión,                   

en continuos gemidos               

y cantos de sirenas               

ahí donde el sol traspasa         

el lumbral de la fantasía         

perdiéndose en la profundidad     

en la ingravidez del cosmos.       
                                   
                                   
Huelo el contorno de tu corazón   

y habito en los pequeños y grandes 

acantilados, aferrando mis ansias 

cual liquen en medio del huracán, 

teniendo entre mis piernas,       

al sol y a la luna cautivos. 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.