roger-pol droit

 

 

experiencias de [poesía] cotidiana

 

 

 

representarse amontonamientos

de órganos

 

 

 

DURACIÓN: de 30 a 40 minutos

MATERIAL: láminas anatómicas (optativo)

EFECTO: despiadado

 

 

El principio es sencillo. Una mano animada, sobre un cuerpo

humano, no tiene nada de angustiante. Usted ni siquiera la

nota. O bien, si algo en ella atrae su atención (su finura, su

sutileza o, por el contrario, su aspecto regordete, cuadrado,

demasiado corto), lo hace de una manera significativa, vital,

portadora de inmediatas asociaciones de ideas.

 

Por el contrario, una mano inerte, separada del cuerpo, aislada,

primero lo dejará pasmado. Aunque no sea una mano famosa

sino simplemente un molde de yeso (la mano de Voltaire, la de

Chopin, etcétera), el efecto puede ser apabullante.

Así ocurría con los hombres de Sajalin, que arrojaban la mano

cortada de uno de ellos en los cargamentos que partían, para

decir al mundo que existían.

 

El efecto es muy distinto, y mucho peor, cuando las manos

amontonadas (imagine simplemente, aunque sea, manos de

yeso, cartón o madera) están puestas unas sobre otras como

un montón de objetos. Cuando las partes de cuerpos

humanos, todos de un mismo tipo, están amontonados en

desorden, como objetos desprovistos de función, pedazos sin

identidad, el malestar que se experimenta es muy particular.

Nada que ver con las tablas de carnicero. Usted puede atra-

vesar grandes mercados de carne con asco y una repentina lasitud.

Pero la monótona exhibición de las carnes muertas le parecerá

sensata. Sabrá que es usual.

 

Cuando se imagina manos apiladas, o un montón de brazos,

o una colección de pies, no sabe qué hacer con esa representación.

Porque cada mano o cada pie requiere un cuerpo, reclama ser

relacionado con un miembro, reinstalado en un conjunto.

Y también porque el mismo montón los inmoviliza de otra ma-

nera distinta. A la soledad absurda del órgano añade otro

horror: el de estar tomados en una multitud insensata de aban-

donos similares. Nadie puede hacer nada con esa similitud.

En efecto, puede comprenderse que tuercas semejantes estén

ordenadas juntas, así como cualquier categoría de objetos. No

existe motivo humano comprensible para amontonar órganos

humanos.

 

 

En vez de contemplar realmente tales imágenes, usted pue-

de dedicarse a fantasearlas. Imagínese que aquí, justo frente a

usted, se amontonan piernas, alrededor de un centenar, nada

más que piernas aisladas, de diversos colores de piel, de distin-

tas edades, algunas llenas y redondas y otras arrugadas, peque-

ñas y gordas, con várices, peludas y depiladas, lívidas y rojizas,

azuladas y sanguinolentas, orientadas poco más o menos en

todos los sentidos.

Fíjese en los dedos gordos separados o en aquellos encimados,

en las uñas rotas, en las venas en los tobillos, en las rodillas que

sobresalen o que se esfuman.

 

Puede repetir esta experiencia solamente con dedos, hombros,

senos. Puede tratar de proseguirla con corazones, pulmones,

hígados, pero el resultado, aunque posiblemente más repulsivo,

es menos inquietante que imaginar cabezas, rostros descompuestos,

ojos cerrados o abiertos, labios azules, cabellos en su mayoría

pegados.

 

 

Hasta puede concebir un mundo donde la humanidad, en vez de

sobrevivir normalmente, habría sido descuartizada y ordenada

en montones, de encrucijada en encrucijada, señalando, las pilas

de órganos acumulados en el borde de las rutas, el triunfo de un

orden nuevo.

 

 

Para PESSIA,
como recuerdo de mañana

 

Roger-Pol Droit
Experiencias de [poesía] cotidiana
Traducción de Victor Goldstein
Fondo de Cultura Económica
Argentina 2001

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.