[ezcol_1half]       

Gentildonna

She passed and left no quiver in the veins, who now—

Moving among the trees, and clinging

in the air she severed,

Fanning the grass she walked on then —endures:

Grey olive leaves beneath a rain-cold sky.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

Gentildonna

Ella pasó y no tenía pulso en las venas, la que ahora—

moviéndose entre los árboles, y ciñéndose

Al aire que hendía,

Abanicando la yerba que entonces pisaba —perdura:

Hojas grises de olivo bajo un cielo frío de lluvia.

[/ezcol_1half_end]

Ezra Pound

Harriet Monroe, ed. (1860–1936).  

Poetry: A Magazine of Verse.  1912–22.

Bartleby Ed.


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.