[ezcol_1half]    

LIU CH’E

El susurro de la seda se interrumpe,

se levanta el polvo sobre el patio,

no hay ruido de pasos, y las hojas

se arremolinan y luego yacen quietas,

y la que regocija el corazón está debajo de ellas:

una hoja húmeda que se adhiere al umbral.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

LIU CH’E

The rustling of the silk is discontinued,

Dust drifts over the court-yard,

There is no sound of foot-fall, and the leaves

Scurry into heaps and lie still,

And she the rejoicer of the heart is beneath them:

A wet leaf that clings to the threshold.

[/ezcol_1half_end]

Ezra Pound

en el blog La nube habitada,

fronteraD -revista digital-

traducción de

Christian T. Arjona

Natalia Fernández


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna