fabio morábito

 

no tener casa

 

 

 

¿Cómo orientar la casa,

cómo orientar lo que no tengo?

Unos la orientan al amanecer,

otros la orientan al crepúsculo.

Yo que no tengo casa aún

puedo orientarla hacia las cosas

más minúsculas.

Puedo tener la casa

junto al mar

pero de espalda al mar,

de frente a lo que está hechizado

por el mar,

puedo orientar la casa

por intuiciones súbitas

a costa de perderla

y no alcanzarla nunca.

Yo sé que cada muro

es el comienzo

de una nueva casa,

es el atisbo de una casa

aún posible.

Quiero una casa que no apague

esos vislumbres,

que no se oriente hacia ningún

país feliz

y esté empezando siempre,

sin ángulos mortales,

ni muros decisivos

ni esfuerzos muy profundos;

quiero una casa

​que no se oiga,

que no haga esquina,

que no haga puntas,

que no haga ningún verde

previsible;

quiero una casa que regrese

a la primera piedra cada día,

que se despoje de sus muros

en la imaginación de los que duermen

y ayude a conciliar su sueño,

que sea una casa abierta

a toda profecía.

 

 

 

 

 

___________________

Fabio Morábito 

La ola que regresa

(Poesía reunida):

0 (Letras Mexicanas)

(Spanish Edition) 

Fondo de Cultura Económica.

__________________

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.