fabio morábito

 

querida emily

 

 

 

QUERIDA Emily,

tu vida más pequeña que un pañuelo,

tu jardín, los dos lirios en la mano

con que abrías la puerta.

 

El reverendo, el juez,

la aldea de prados verdes

con su tedio,

y tu padre, la más dura de las puertas.

 

Sedienta de más vida y temerosa

de tenerla, ambigua siempre,

bajando la escalera cuando las visitas

habían tomado ya el camino de la puerta.

 

Sólo en tus versos, Emily,

bajaste a tiempo todos los peldaños

y no necesitaste flores para ir a abrir

la puerta.

 

Ni lirios, ni prados,

ni reverendos ni jueces;

tú sola, en la miseria

de ese jardín humano, abriendo puertas.

 

 

 

 

 

_______________________

Fabio Morábito

Delante de un prado una vaca

Ediciones Era, S.A. de C.V.

________________________

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.