fábula

En la habitación cerrada circula una mosca inédita.

Su motor exacto inunda las grutas del oído

del poeta que intenta

extirpar su cara de la época, puliendo

a los cincuenta años, la dudosa imagen interior

frente a la realidad no aceptada.

Pero estar allí, entre sus límites carnales,

es lo mejor que puede sucederle:

preservar los huesos del terror

por la brusca asfixia que aniquile

el mundo personal,

el síncope detrás de la puerta, lo fortuito

que ubique su cabeza

en el plano soñador de una bala perdida.

¿Cómo afirmar la forma

de sus propios huesos? Sólo buscando

el camino musical

que salve la chispa de materia afinada:

ahora que el diseño del mundo toca a su fin

y la mosca instala en la habitación enrarecida

el zumbido mortal

de una existencia debidamente probada.

Joaquín O. Giannuzzi

Violín obligado

Biblioteca digital beat 57


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna