vuelta de paseo

 

 

 

 

 

Asesinado por el cielo,

entre las formas que van hacia la sierpe

y las formas que buscan el cristal,

dejaré crecer mis cabellos

 

Con el árbol de muñones que no canta

y el niño con el blanco rostro de huevo.

 

Con los animalitos de cabeza rota

y el agua harapienta de los pies secos

 

Con todo lo que tiene cansancio sordomudo

y mariposa ahogada en el tintero

 

Tropezando con mi rostro distinto de cada día.

¡Asesinado por el cielo!

 

 

 

 

 

 

 

Federico García Lorca

 

Obras Selectas
POEMAS DE LA SOLEDAD
EN COLUMBIA UNIVERSITY
1929 – 1930
Edición especial Austral


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.