Final de época

He llevado oscuramente en el bolsillo

un pequeño proyecto de muerte personal

en un país humillado. Los nervios principales

se inclinan hacia la mesa y mi cobarde cabeza cae

a la penumbra de la vida interior. La historia

tira de las piernas y finalmente me expulsa

a puntapiés del planeta, acompañado

de otros cadáveres

igualmente insufribles e hinchados

de informaciones falsas. Qué vergüenza

en la voluntad de lo viviente. Otros optaron

hasta la aniquilación

por indefensas verdades y otros por el dormitorio.

Acorralado por todas las incertidumbres

nada quedó resuelto. En mi bolsillo resta

una sola y fatigada desesperación.

Joaquín Giannuzzi

En Cabeza final

3. Naufragios del futuro

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.