meditación detrás de los cristales

.

Cuando mueves la cola

aplaudo públicamente, pero en privado

escucho una nostalgia

que nada puede decidir. Tú

en la unánime calle, yo

detrás del vidrio de la ventana

y de mis anteojos. Cada vida en su lugar

y todo el mundo en el mundo.

Tú andas

felino libre viento joven

en plena oportunidad carnal de la luz

entre la gente que silba y entusiasmas

con tanto porvenir. Yo

en mi rincón tabacoso,

repasando mis pulgares, con cierta

inteligencia práctica respecto al pasado

y mi presente reumatismo especulativo.

Joaquin O. Giannuzzi

Señales de una causa personal, in Obra poética,

Buenos Aires, Emecé, 2000 (1era ed. 1977)


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna