mi hija contempla mi perfil

Teóricamente libre, en el presente,

mi cabeza giró, de condenado,

congelando el perfil ante sus ojos.

Ella miró profundamente azul

para fijar la imagen, despojarla

de sombrías y próximas mudanzas.

¿Qué consistencia merece, en tu memoria,

la lluviosa arquitectura

de mi rastro? Esto

desaparecerá porque acumulas

días y espacios que vienen a negarme.

Y habrá abundante mundo,

habrá espacio, sol e historia suficiente

para precipitar al fondo,

despedir de tus ojos ocupados

esta existencia en bruto, su difícil

respiración al borde de la mesa.

Joaquín O. Giannuzzi

Poesía completa Giannuzzi

Ed. Sibilina 

Sevilla, 2009


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna