Suena Crestas de Oro
de los Pekenikes, y vuelvo
a mi infancia, a esos años 
de piscina pequeña, tobogán
y aquel desgastado columpio giratorio,
que aún oigo chirriar como si advirtiera;
tantas vueltas para nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

__________

 

1 Comentario

  1. NdAlfonso

    “Tantas vueltas para nada“, la herida poética, está en el último verso,
    en el que nos deja sin posible rescate: seguiremos para siempre girando
    en el sinsentido, le advirtió el columpio ya en su infancia.
    Y el poeta pasa, traspasa a la condición humana el mecanismo del columpio.

    ¿Es el anuncio de una condena, la constatación de una realidad o
    uno de esos residuos que va dejando por el mundo la vida emocional
    de los seres humanos?

    ndalfonso

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna