irene sánchez carrón

porque no somos dioses

al final

sánchez carrón

dioses

al final

“Los ojos ven, el corazón presiente.”

Octavio Paz

 

Qué pocas cosas duelen. Digamos, por ejemplo,

que se puede no amar de repente y no duele.

 

Duele el amor si pasa

hirviendo por las venas.

Duele la soledad,

latigazo de hielo.

 

El desamor no duele. Es visita esperada.

No duele el desencanto. Es tan sólo algo incómodo.

 

Somos así, mortales

irremediablemente,

sin duda acostumbrados

a que todo termine.

 

 

 

 

 

 

Irene Sánchez Carrón

Al final

De “Porque no somos dioses”, 1998

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención