isabel bono

 

después

 

 

 

rayo azul
poesía

huerga y fierro editores

madrid

 

 

 

.

 

 

[tú no hagas nada]

 

.

 

 

ama sin ayuda de nada

william blake

 

.

 

 

ayer era verano
dentro de tu boca

 

afuera llovía

 

 

.

 

cada ciudad, cada cuerpo
una trampa confortable
que destruirá toda posibilidad de huida

 

.

 

como árboles desnudos
que parecen hacer nidos por su cuenta
sin esperanza de pájaros ni ruido

 

.

 

 

¿cómo contar lo que uno ve
sentado en mitad de un bosque de zarzas
que arden

 

y arden?

 

.

 

 

como esclavos perseguiremos con el dedo
este tiempo mal iluminado
y la voz que nos llamaba por un nombre
que ya nunca será nuestro

 

.

 

¿cuándo comenzó este viaje

 

sin sed, sin hambre
con mi saliva como único alimento?

 

 

.

 

 

deberíamos aullar

 

no ante la herida
no ante el dolor
no ante la muerte

 

 

aullar más que los perros
para que sus aullidos no nos humillen

 

 

.

 

 

déjalo ahí, dices
con voz de amianto

 

deshacer descalza el camino
la nieve quemándome los pies

 

 

 

.

 

dejemos, por una vez
que nos arda la saliva
en la boca del otro

 

 

dejémonos arder

 

 

dejemos que las cosas brillen
a nuestro alrededor

 

 

.

 

 

 

despertar y descubrir
la taiga de mis manos desolada

 

no quedan casas ni raíces
sólo un extraño y lejano
y hermoso
cielo iluminado

 

.

 

 

¿dónde está la vida que nos prometieron?
¿dónde el consuelo de la luz
sobre las cosas quietas?

 

 

¿de dónde esta ceguera de sólo ver dolor
sobre las cosas quietas?

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención