isabel bono

una casa en Bleturge

 

 

 

todo a cien

 

La niña china se suelta de la mano de su madre, corre
hasta el paso de cebra y se vuelve para señalar con el dedo
a la niña rubia. La niña rubia no es rubia, lleva peluca y un
vestido de princesa. La niña rubia mira al frente, se retoca
el pelo falso como si fuese suyo. Mientras cruza aún le da
tiempo a recogerse la falda para mostrar unos zapatos de
plástico con purpurina.

 

Debajo de los zapatos se transparentan unos calcetines
blancos muy usados. La niña china, que camina delante
de ella sin darle la espalda del mismo modo que lo haría
un vasallo, señala con el dedo el brillo de la purpurina.
Su madre le dice en chino que no tropiece con el escalón,
pero la niña tropieza y se ríe.
La niña china aún señala a la niña rubia cuando su madre
la empuja hacia el interior de la tienda.

 

La niña rubia se suelta de la mano de su abuela, admira
su reflejo en el cristal del escaparate y se recoloca la peluca
mientras su abuela habla con otra mujer. Las dos mujeres
deciden entrar en la tienda. La madre de la niña china está
detrás del mostrador. La niña china ahora es rubia y está
sentada en el suelo, con el vestido de princesa todavía des-
abrochado, colocándose los zapatos de purpurina.

 

 

La niña rubia puede ver su espalda desnuda y sus pies
desnudos dentro de los zapatos. Los zapatos parecen más
brillantes sin calcetines.
Cuando la niña china ve a la niña rubia se coloca de pie
delante de ella, la señala y se ríe.

 

 

 

 

 

 

 

 

isabel bono
una casa en bleturge
Siruela
Nuevos Tiempos
2017
Premio de Novela
Café Gijón 2016

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna