[ezcol_1half]

 

 

 

 

esa mosca

 

 

 

 

 

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] Gruesa y peluda, prisionera de la familia,

zumbaba circularmente en la habitación.

Un asunto a resolver. Una pizca de sangre encolerizada,

un sistema de nervios perplejos buscando

una grieta a la monotonía, probando

contra un universo sin salida

la esperanza de toda materia viviente.

Pero a mis oídos sonaba

como un crimen conjetural. Esa mosca.

Porque hubiera bastado

traerla hacia un orden distinto

y convertir en verdugo

su velocidad impersonal e impolítica:

un dardo en picada contra las venas humanas.

Entonces habría creado, con justicia o sin ella,

una segunda naturaleza muerta

a cambio de libre movimiento limitado.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.