john ashbery: a kind of chill: una especie de fresco

 

 

un país mundano

a worldly country

edición en formato digital: febrero de 2011

2007, john ashbery

2009, penguin random house grupo editorial, barcelona

2009, daniel aguirre oteiza, por la traducción y el prólogo

 

 

 

a kind of chill

 

 

He had a brother in Schenectady

but that was long, long ago. These days, crows

punch a time clock on a forgotten tract of land

not far from the Adirondacks. They keep fit

and in the swim with lists of what to do tomorrow:

cawing, regretting the past absolutely.

That spruces up the whole occasion

and energizes them in ways they never dreamed of.

His afternoon was on a roll,

and, as with anything else, he got sick of it.

No claims to adjust. No hovering in dark alleys

waiting for a priest, or the police,

most likely, if this were the end of the fiscal year.

una especie de fresco

 

 

Él tenía un hermano en Schenectady

pero de eso hace muchísimo tiempo. Actualmente, los cuervos

fichan en un reloj registrador, en una olvidada extensión de terreno

no muy lejos de los Adirondacks. Se mantienen en forma

y al corriente con listas de lo que han de hacer mañana:

graznar, arrepentirse del pasado por completo.

Eso engalana toda la ocasión

y les da energía de maneras que ni en sueños habrían imaginado.

Su tarde tenía una buena racha,

y, como con todo lo demás, se hartó de ella.

Ningún siniestro que tasar. Nada de rondar por oscuras callejas

a la espera de un sacerdote o de la policía,

lo más probable, si fuera este el final del año fiscal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.