john ashbery

 

un país mundano

 

 

 

en suspenso

 

 

En toda obra de teatro, hasta Hamlet, el decorado

es la mejor parte. Almenas, matorrales invernales

que te imponen su filo, desembuchan su promesa

mientras el verso se torna estelar. Te irás con las manos vacías,

otros sabrán más que tú. El vetusto escalofrío del tiempo

me afecta cada vez más, como los ratones

en una pantomima. Y luego el apuntador

levanta las manos consternado. Eras mortal,

así que ¿por qué no dijiste nada? No te cabe más que la base

de lo básico, amigo mío. Otro día veremos

que la ola se queda corta en la orilla del agua,

lo que a su vez justifica nuestras divagaciones:

Una vez existimos, ¿cierto? Sea cual sea el santo que llame

desde un toldo, nos toca socorrerlo y abusar de él, si no

¿por qué machacar con nuestras diferencias? ¿Por qué censurar

lo que divide o cuelga en la frontera

que casi siempre hubo?

Infantas

intuirían ahora mejores fortunas si todo

fuera rodado entre nosotros, el halo alzaría su forma

hasta llegar a nuestro conocimiento, menos aviso que valoración.

Ahora hasta en las ventanas más lejanas está oscuro. Y lo oscuro

nos quiere, nos necesita. Gracias por llamar.

 

 

 

cliffhanger

 

 

In all plays, even Hamlet, the scenery

is the best part. Battlements, wintry thickets

forcing their edge on you, cough up their promise

as the verse goes starry. You will leave empty-handed,

others will know more than you. Time’s aged frisson

gets to me more and more, like mice

in a pantomime. And then the prompter

throws up his hands in dismay. You were mortal,

so why didn’t you say anything? Back to brick basics

for you, my man. We’ll see another day

the wave coming up short at water’s edge,

which in turn justifies our divagations:

We were once, right? Whichever saint calls out

of an awning is ours to succor and molest, else

why harp on the differences between us? Why castigate

what divides or loll on the boundary

that was almost always there?

Infantas

would now intuit better fortunes if all

were copacetic between us, the corona lift its shape

into our ken, less warning than appraisal.

Now even the farthest windows have gone dark. And the dark

wants, needs us. Thank you for calling.

 

 

 

 

 

UN PAÍS MUNDANO

Nuevos poemas

John Ashbery

Traducción de Daniel Aguirre Oteiza

Lumen Editores

Barcelona 2009

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna