[ezcol_1half]      

 

 

153

 

I’m cross with god who has wrecked this generation.
First he seized Ted, then Richard, Randall, and now
Delmore.
In between he gorged on Sylvia Plath.
That was a first rate haul. He left alive
fools I could number like a kitchen knife
but Lowell he did not touch.

 

 

Somewhere the enterprise continues, not-
yellow the sun lies on the baby’s blouse-
in Henry’s staggered thought.
I suppose the word would be, we must submit.
Later.
I hang, and I will not be part of it.

 

 

A friend of Henry’s contrasted God’s career
with Mozart’s, leaving Henry with nothing to say
but praise for a word so apt.
We suffer on, a day, a day, a day.
And never again can come, like a man slapped,
news like this

 

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]        

 

                             153

 

Estoy furioso con Dios porque ha acabado con esta generación.
Primero tomó a Ted, después a Richard, a Randall y ahora
a Delmore.
Entre uno y otro se tragó a Silvia Plath.
Ese fue un lance de primer nivel. Dejó vivos
a tontos que puedo señalar como a un cuchillo de cocina.
Pero no tocó a Lowell.

 

 

En algún lugar la empresa continúa,
-un sol amarillo se cobija en la blusa del bebé-
no en el pensamiento tambaleante de Henry.
Supongo que la palabra sería, debemos sometemos.
Más tarde.
Cuelgo, y no seré parte de esto.

 

 

Un amigo de Henry comparó la carrera de Dios
con la de Mozart, dejando a Henry sin nada qué decir
excepto elogios ante palabra tan acertada.
Sufrimos, un día, un día, un día.
Y nunca más pueden volver, como un hombre abofeteado,
noticias como esta.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

john berryman

his toy, his dream, his rest

VI – 153

 

 

 

[to mark van doren, and
to the sacred memory of
delmore schwartz]

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir