juan eduardo cirlot: letanías

 

 

de Las oraciones oscuras 1966

 

antología poética 1943-1973

el peor de los dragones

Siruela

edición de Elena Medel

 

 

letanías

 

 

 

Reina de los cementerios invisibles,

Reina de los exterminios luminosos,

Reina de las esmeraldas que suplican,

Reina de las manos desenterradas,

Reina de las espadas que padecen,

 

Ora pro me.

 

Puerta de las llamaradas inmóviles,

Puerta de las estructuras indescriptibles,

Puerta de los movimientos de platino,

Puerta de los crisantemos descompuestos,

Puerta de las constelaciones que vacilan,

 

Ora pro me.

 

Madre de las praderas sollozantes,

Madre de los cristales que se hieren,

Madre de las diademas de oro al rojo,

Madre de los que lloran por la noche,

Madre de los que lloran con su noche,

 

Ora pro me.

 

Torre de los corderos que son música,

Torre del firmamento entre las alas,

Torre de los topacios en las cruces,

Torre de la pasión y de las águilas,

Torre donde las frentes son estrellas,

 

Ora pro me.

 

Rosa del ruiseñor que nunca nace,

Rosa de la fragancia de las ruinas,

Rosa de las hogueras que palpitan,

Rosa de los abismos de una fuente,

Rosa de las habitaciones de los clavos,

 

Ora pro me.

 

Letra con que se inician las plegarias,

Letra con que se escriben las mitades,

Letra con que terminan las tristezas,

Letra con que se anudan las montañas,

Letra con que me humillo a cada instante,

 

Ora pro me.

 

Estrella de la desesperación del mar,

Estrella de los ciegos que se exilian,

Estrella de las distancias horrorosas,

Estrella de un abandono en desvarío,

Estrella de esperanza en la ceniza,

 

Ora pro me.

 

Fuente de los diamantes temblorosos,

Fuente de los temblores que refulgen,

Fuente de las acacias que se acercan,

Fuente del horizonte y del espacio,

Fuente hacia el interior del corazón,

 

Ora pro me.

 

Reina de lo imposible y lo posible,

Reina de las ternuras de los muertos,

Reina de las miradas de las cimas,

Reina de las separaciones absolutas,

Reina de los despedazados de la sombra,

 

Ora pro me.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna