lamento por el furor de roy hennigan

 

 

 

“¿cómo serán los japoneses?” preguntaba roy hennigan

“¿dónde andarán? ¿por qué cielos? ¿cómo cavan

su marcha hacia el fulgor?” preguntaba acostándose

en las tardes feroces de Ohio

 

“con tanto ardor calor o fuego eterno” decía

“¿cómo resulta frío este furor? ¿cómo es pedazo no obstante?”

preguntaba roy hennigan seco

o arrugado a medida de la noche

 

o encendido de duro palor

del mundo en la gran ciega de las últimas

“¿cómo es que pujan mis contrarias?

¿quién las agita o mueve?” preguntaba roy hennigan puro

 

“¿quién aquí sangra? ¿yo?” decía roy hennigan

“¿quién pega o peca o perra de mi estar?

¿con qué resisten estas partes?”

ya preguntaba en bestia dado

 

con la mirada recorrió sus llagas

y las llagas mundiales cubrió

apenas pez en claro vivo

¡ah rey roy hennigan a poco!

 

de su morir estallaron las huelgas

del sertimiento de los pieses mentales

y así roy hennigan calló

y nunca nadie lo lloró

 

“mejor mejor” decía roy hennigan

“háganme caso niños” decía yéndose

en ala en cúmplase emplumado

pero con luz qué cosa vea

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Gelman

LOS POEMAS DE SIDNEY WEST

Traducciones III (1968-1969)

Seix Barral / Poesía Breve

Primera edición: Editorial galerna, Buenos Aires, 1969.

© 1994: Compañía Editora Espasa Calpe Argentina S. A./ Seix Barral

Impreso en la Argentina

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna