julieta valero: los tres primeros años: por qué es tan universal la importancia del sexo 

 

 

Vaso roto poesía

Madrid

primera edición mayo 2019

 

 

Es con María

Es de Lara

 

 

Por qué es tan universal la

importancia del sexo I

 

 

por las diez melancolías

 

primera: de la forma por su sombra o cuerpos en

sobremesa atravesados por la impudicia de la

persiana

 

del niño por otra boca chica recibiendo la merienda

que su madre prohibiera convidar

 

de la muerte como simulacro es la tercera

 

de ser tambor, agua salada, tiro en la nuca del bicho

abstracto, procedente enumeración

 

con la melancolía de los escorpiones que se apacientan

hacemos seis

 

la de oponer dialéctica a la mentira matemática: el uno

más uno verdaderamente puede rondar la unidad

y ahora sí vamos por la sexta

 

de acumularse en la ventana. ser limpia inefable

urgente: luego desaparecer en la garganta plural de

la tierra; en suma, melancolía de ser nieve

 

penúltima: melancolía y caza de eficacia para el idioma

 

y diez, del pezón como descorche de la Luna. Melan-

colía pues.

 

 

Y la noche se traga su propia lengua.

 

Y en los himnos no cabe mayor felicidad.

 

 

 

Por qué es tan universal la

importancia del sexo II y IV

 

 

 

 

Paramecio gracioso, son dos;

compañía de danza de la risa

que le grita ¡aquí hay vida! al

ojo que asoma cruzando dedos al microscopio sobre

la cosa la casa la fe elongada: matrimonial apresto

del Sí sigo queriendo higiénicamente remite al sagrado

porqué: porque hay compromiso, hay vida. habría que

pensar si

[al revés.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna