julieta valero

 

los heridos graves

 

 

 

post noctem

 

 

 

Cómo me ha alcanzado este instante

tan lleno de todo lo que falta

cuando la noche ha muerto pero aún

no se puede hablar del día

y camino hacia casa entendiendo como nunca

los problemas del cemento

y el silencio revela que no hay rueda

pero está el giro:

 

 

Mi belleza de ratón

aplicándose a la farra cada vez

como una vieja criatura

que se extingue y lo agradece.

Mis pasos sobre Marte que os anuncio:

está en la Tierra

y es esta soledad el día de su boda,

es seguir urbanamente vivo

con las llaves en la mano

y reciente el suceso de salvarse.

 

 

Yo me fui de mi cuerpo en cuanto pude

con el polen de los baños

hacia la facilidad y el escenario;

cuan aladamente sé

hice tántalo y hoguera para mis semejantes

y bailamos la expulsión de la edad

en que la tersura dignifica.

El éxito de la amistad fue quedarnos sin público,

emerger al alba con sonrisa,

con soledad renovada y hambre de naufragio

al instante aquel que la noche y el día declaran

no haber visto nunca

pero que a mí me atrapó con un denario menos

y todo el adoquín de la tristeza.

 

 

 

Era la ciudad sin ciudad, mi vida sin mí.

Eran las llaves.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los heridos graves: sección I: Los heridos graves

   II: Sobreponerse

Post moctem

de Sobreponerse

en Los heridos Graves

Julieta Valero

Los heridos graves

Musa a las 9

2014

 

 

 

Ξ

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención