julio espinosa: cetáceos

 

 

amantes

88 poetas aragoneses

Olifante
ediciones de poesía

 

 

 

cetáceos

 

A Ana Chicote

 

 

Llegas tú, ola, espuma, ballena blanca,

y las palabras son una red que resplandece en los ojos,

que caza los resquicios mudos

que quedan dispersos en los huecos del aire.

Tú, con tu ronroneo en medio de la ceniza,

levantas un faro muelle,

tiempo donde todo es abrazos y palabras.

Las manos buscan en lo oscuro signos,

grietas o fisuras por donde se entrevé la luz:

los pequeños saltos del gorrión,

el culo de los perros en su viaje a ninguna parte,

los saltos felices de los gatos felices sin sonrisas.

Es entonces la noche misma un pliegue,

su negrura, la evidencia de todo deslumbramiento,

el silencio, un texto blanco escrito en los márgenes

de los días que le dan sentido a los días mismos.

Queda el océano abriéndose en canal

para llenarse de cetáceos, de sus voces invisibles,

de su danza —profundidad o nube— en una zona innombrable:

tu piel, su creación o su recuerdo,

ocupando el vacío de los sintagmas.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención