brittanny

 

Brittany

Considerando que el hombre humano sufre y que, a pesar de ello, sale a la calle a estirar las piernas,

y se sienta después en su sillón preferido, y se afila los dientes carnívoros para merendar dos veces, ¿le  

preguntaremos, acaso, a Brittany, por qué grita si grita, por qué no grita cuando no grita?

Si el hombre humano vive, vive, y un día cualquiera se muere, muere, ¿convenceremos a Brittany de

que ella es menos mortal o de que ya ha vivido suficiente o de que su vida ha sido todo lo intensa que podía ser?

Le pondríamos, a las buenas, una panadería para que vendiera panes grandes y panes pequeños;

le ataríamos, a las malas, un perro muerto a la cintura, ¿dejaría, por ello, de sufrir, a las buenas o a las malas,

o pondríamos, de este modo, sin quererlo, más dolor dentro de su grito, más grito clavado en su dolor?

‘Entre el dolor y el placer median tres criaturas, de las cuales la una mira a un muro, la segunda usa de

ánimo triste y la tercera avanza de puntillas’ —lo dijo el poeta, gran conocedor de dolores.

Pero nosotros no sabemos cuál es el órgano inexacto del que sale el grito; ni sabemos, tan solo, si está

en nuestro cuerpo humano o si más bien nos llega de las horas del tiempo o de los prójimos otros.

Esta mujer que grita, ¿no tiene acaso su antes, su después y su mientras? ¿no es hija de padre y madre

aunque ya huela a muerte su vestido?

Fotografía de Lee Jeffries, Brittany


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna