aun

ella

Ella ha dejado de estar desplegada en el espacio y se ha tendido en la cama, superpuesta y recogida en sí misma,

de manera que podemos apreciar uno de los desarrollos de su cuerpo muscular. Cuando la miro de verdad, queriendo

ver lo que hay dentro de su cuerpo, detrás de su piel, dentro de su boca, sólo veo la penumbra del ser y el espectro fluvial

en que arde el oro, pero todo en difunto y en contradicción.

Tal vez acercando a ella la oreja de escuchar, oiríamos el silbido penetrante de sus ácidos homicidas, o sus venas

llenas de dinero o de amor, o las máquinas cosedoras de sus costados, o las burbujas gruesas de su sistema nervioso

licuándose.

Pero somos ignorantes, impuros, apresurados, indignos: ni siquiera sabemos con certeza si un recuerdo es algo que

se tiene o algo que se ha perdido, y acabamos diciéndonos: posiblemente las dos cosas. Ni siquiera podríamos responderle

si ella nos preguntara si se encontrará, en el cielo, con el hombre de neandertal.

Con todo, tal vez podríamos tranquilizarla en relación con la muerte, ya que (casi) todos conocemos a muchas

personas que creen que existen sólo porque están vivas: le diríamos a ella, con suavidad, que pueden quitarle la vida,

pero que nadie podrá quitarle su existencia, que incluye también todo su pasado: pero no sólo del tiempo, sino también

el pasado de su eternidad.

Y bueno, con el sistema eléctrico del cuerpo congelado en un cortocircuito de fusibles, tenemos que dejarla en su

destino, ahora que está hermosa como las mujeres que aparecen en los sueños de los buscadores de oro.

Fotografía de Lee Jeffries, Untitled


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna