paloma

 

la persona y sus palomas

 

La relación de una persona con sus palomas es por completo diferente —puede ser incluso contraria— de la relación

de las palomas con esa persona. Ante todo —sin olvidarnos de que estamos ante un ser humano de la humanidad última—

si esta persona unisex de la foto—no sabemos si es niño o niña— no ha encontrado ningún fallo en sí misma, necesita una

segunda opinión. De momento sabe, al parecer, que la vida es para tener en orden los labios, para mantener cierta diferencia

entre el adentro y el afuera y para poner un orden entre las palomas.

Se dice (pero, ¿quién lo dice?) que malograr la vida es, para todo ser humano, un derecho inalienable.

Con todo, esta persona unisex que alimenta a sus pájaros con comida para perros, está en otra cosa, como subida al

cartel o pensativa o despreocupada o perezosa o estorbada como un mordisqueado pastelillo de guisantes.

No nos importa que nunca se cambie de ropa, sino cómo recuperar su voluntad deforme que, tal vez por la fuerza de los

acontecimientos, ha adquirido un carácter prestado, extraño.

Se dice (pero, ¿quién lo dice?) que en el alma humana hay siempre una pasión por ir a la caza de algo, aunque el alma

de esta persona parece directamente comunicada con las gruesas rayas que pintan el asfalto de un blanco geométrico y bonito.

Hay que ver.

Ella, sola como una codorniz, como dejada de la mano de dios, se duele y se extrae y tal vez habla sola, aunque

—felizmente— se toma los entretiempos de sus ocios urbanos para cortejar a las palomas.

Como vecina particular de la vida y propensa a tener mascotas, sabe que cuando no se puede hacer algo inteligente, hay

que intentar, por lo menos, lo más correcto.

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía de Lee Jeffries, Untitled


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.