5-9

 

 

ulises

 

 

El fotógrafo le ha hecho a Ulises un retrato póstumo, que le servirá para la esquela, para los recordatorios

fúnebres y para ponerlo, con un buen marco, tras el cristal del nicho, junto a las flores de plástico.

A veces la muerte nos pone cabeza de oscuro minotauro: a Ulises, por el motivo que sea, se la ha puesto

ya en vida. Es un hombre duro, curtido, recastado, con la franca rectitud de un cojo amargo y una cara corpulenta

de padre.

Ulises encontró la piedra, su piedra definitiva, cuando era todavía muy joven, y enseguida fue respetado y temido:

su justicia descansa en mecanismos ancestrales, implacables como el resorte de una navaja, que a veces hacen una justicia

tan perfecta que se vuelve inhumana.

Tiene una boca grande, musculada y poderosa: sabe, naturalmente, que lo que hagamos de nuestra vida depende

de ciertos mordiscos y por eso, cuando Ulises, con su dentadura de armador, hace una visita formal, ya sabes que tus pecados

han venido a buscarte.

Es el patriarca, y tal vez por eso, su mirada es tan difícil. Nos mira, sobre todo, con piedad o conmiseración: pero,

enseguida, percibimos un punto de extrañeza o una pregunta o una averiguación. Es una mirada que nos abarca y nos sondea:

una mirada dificilísima que nos remite a nosotros mismos: tal vez se hace cargo de nosotros y, de alguna manera, nos acoge.

Ulises manda porque sabe obedecer: no hace su voluntad, sino la que proviene de la piedra. De la docilidad a la

piedra, largamente desarrollada, emana su poder, la extrema dureza de sus decisiones y de sus castigos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© Fotografía de Lee Jeffries


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.