Accesible, próxima y no perdida quedaba, en medio de todo lo perdido,
una sola cosa: la lengua. Ella, la lengua, no estaba perdida, no, a pesar
de todo. Pero debía atravesar aún su propia falta de respuestas, atravesar
un terrible enmudecimiento, atravesar las tinieblas mil veces espesas de
un discurso homicida. Atravesó y no encontró palabras para lo que sucedía;
pero atravesó y pudo volver al día «enriquecida» por todo ello.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paul Celan

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir