leopoldo maría panero

 

la sombra del membrillo

 

 

 

Casa Encendida

Diciembre 2005 – Número 5

 

 

 

 

 

Como Nerval me ahorcaré en el poema

y tendré por guarida el Barco de Nunca Jamás

donde nunca más estará la vida

y su sucia herida, sino el emblema

torpe de una tortuga, símbolo del tiempo

y de Dios, como el elefante o el cangrejo

o el caracol: porque Dios

tiene abierta en mí su herida

y aunque sólo sea un viejo

sé aún balancearme de un lado a otro

como si viviera–.

 

______________________

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna