leopoldo maría panero

 

 

caput mortis

 

 

A Juan Manuel Bonet y José

 

 

Perdí mi cabeza entre dos piedras, al

borde del camino, al sur de las montañas,

pasado Monterrey. Tú, caminante, que aún recorres

espantando las moscas el sendero de Nadie

limítate a escupir si ves esos cabellos

resecos en que la sangre escribe

aún un terco poema, y pasa, pasa de largo, vuelve

otra vez sin miedo a correr, sudando

por el camino de las Bestias.

 

 

 

 

 

 

 

de Dioscuros

1982

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.