Era más romántico quizá cuando

arañaba la piedra

y decía por ejemplo, cantando

desde la sombra a las sombras,

asombrado de mi propio silencio,

por ejemplo: «hay

que arar el invierno

y hay surcos, y hombres en la nieve»

Hoy las arañas me hacen cálidas señas desde

las esquinas de mi cuarto, y la luz titubea,

y empiezo a dudar que sea cierta

la inmensa tragedia

de la literatura.

 

 

 

 

 

Lepoldo María Panero

El que no ve

Ediciones de la Banda de Moebius

Madrid, 1980

 

 

leopoldo-maria-panero

 

 

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.