thomas muntzer,

 

teólogo de la

 

revolución

Quemaban a los ricos con antorchas

y tal que hierba seca ardían sus cuerpos.

Que el clero, con sus falsas oraciones

te consuele de desaparecer.

Todos los hombres se creían dios.

Mataban y luego eran despedazados.

Lutero maneja con mayor elegancia los libros:

su mano que no trabajó nunca sabe

mover las páginas y engañar a los hombres.

Muntzer tiene la pasión y no la idea:

sin duda morirá despedazado.

 

 

 

 

 


de El último hombre, 1983

 

 

 

 

0013

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.