un poema de John Clare

I am

(je suis)

Soy—más qué soy nadie sabe ni a nadie

le interesa—mis amigos

me dejaron como un recuerdo inútil

que sólo se alimenta de su propia desdicha

de mis penas que surgen y se van, sin más, y para nada

ejército en marcha hacia el olvido

sombras confusamente mezcladas a los pálidos

mudos, convulsivos, escalofríos de algo

parecido al amor—y pese a todo soy, y vivo

como vapor en el cristal, que borrarán seguro

cuando llegue el día.

                           En la nada del desprecio, en el ruido de

                  muerte de la vida

en el mar frenético de los sueños despiertos, del delirio

que tranquiliza a los hombres, pero más allá aún

nada más que un gran naufragio en mi vida de todo lo que quería

hasta de los más íntimos amores, por los que hubiera dado la vida

son ahora extraños—mas todavía que el resto.

Languidezco en una morada que ningún hombre holló

un lugar en que jamás aún mujer lloró o sonrió

para estar a solas con Dios; el Creador

y dormir ese sueño que dormía en la infancia

procurando no molestar a nadie—helado, mudo, yazco

sobre la hierba como un perro, irreal como el cielo.

Leopoldo María Panero

Narciso en el acorde último de las flautas

Visor

1979

Leopoldo-María-Panero


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna