luisa castro:

 

los hábitos del artillero:

 

los alimentos:

 

el asno

 

 

 

 

los hábitos del artillero

1990

 

 

A mis padres

 

«La zorra no es más astuta que otras fieras y
es mucho más estúpida que el lobo o el perro.
La paloma no es tan pacífica como se pregona.
Y, respecto a los peces, la sabiduría popular sólo
divulga mentiras.
No conozco animal alguno —exceptuando los
canarios silvestres— que superen en ardor y
temperamento a un macho encelado de espinoso,
a un combatiente siamés o a uno de los cíclidos
que cuidan de su prole. Ningún otro animal queda
más transfigurado por el amor, ninguno queda
tan encendido por la la pasión como un espinoso
o un combatiente».

konrad lorenz

 

 

 

el asno

 

 

La madre de mi abuelo ocupó su vida en empedrar caminos.

Pero mi abuelo nunca prodigó su amor entre los hombres.

Sangre húngara, loco soñar que lo expulsaba.

 

 

Nunca fue buen pescador. Durante la siembra se encerraba en el cuarto;

no amaba a sus hijos.

 

Al final de la siega se entregaba al cuidado de un burro.

Se dejaba triturar los dedos entre los dientes del burro.

Sonreía de dolor a cada dentellada.

 

Recordaré ese crujir de dientes de mamífero

devorando manzanas verdes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

la fortaleza

obra reunida 1984 – 2005

visor libros

volumen MLXXI de la colección visor de poesía

2019

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención