UNA VIRGEN SE DEBATE PULSANDO

CON MARTILLOS EL CUERPO

INQUEBRANTABLE

 

 

 

Mi cuerpo que el mundo tocó con sobresalto,

que creció con sus huesos derechos

a las ramas zas, que se fue conquistando

para alcanzar zas el techo blanco de las casas zas en

que vivió.

desposeído.

que ardió

y fue

Mi cuerpo

de los pobres muchachos delgados malvestidos de las

letras zas y la tuberculosis

que lo amaron con

pústulas zas y fiebre tantas zas veces.

Aquí está zas.

Se ve que odia con su nombre y

un número próximo en la cola del dolor

que pregunta zas una zas, dos horas zas

cuánto tiempo, cuánto tiempo.

 

A las siete una marea llega

tarde y trae algas en

las bocas de los náufragos.

 

A las ocho viene un tren con

aturdidos troles de agujeros.

 

A las nueve habita mi corazón

el musgo y el guardabosques viene

y

viene

un tendero con cajas de fósforos para

incendiar 

el crepúsculo en mi oreja y arper la sangre

de las nueve

de mi cuerpo

como

plástico.

 

 

 

 

 

 

 

 

Luisa Castro

Los versos del eunuco

II. -VERSOS PARA VER o

EL OSARIO DE LAS HORAS

Segunda edición: 1989

EDICIONES HIPERIÓN S.L

Madrid

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.