«Un uso que no conoces,

al que jamás has asistido».

                                                                     A. Artaud

Versos como incendiarse en lechos, hundir

la espuela y dame

la trinidad oscura de tu alma, el cajón extraño de tu cuerpo, y alta

parábola de ti,

y

yo

que vivo al otro lado del incendio

ausente y silenciada

y cantando cosas tristes, yo

tan lejos del herrero y sin alma

y un cuerpo amargo para enmudecer

tendré que decir bueno, así es, mi amor,

así es,

y                     quemarme en lechos, hundir

la espuela y darle la trinidad oscura de mi alma,

el cajón extraño de mi cuerpo,

mi parábola más alta,

esas cosas que no conozco

y callo.

Luisa Castro

Los versos del eunuco

Poesía Hiperión

2ª edición 1989


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.