manuel vilas:

 

primeros poemas:

 

los impostores

 

 

 

primeros poemas

1988-1998

 

 

 

 

 

los impostores

 

 

 

 

Nunca seremos tan reales como lo somos ahora, me

dijiste, y hollé los lentos jardines de la mansión de tu espíritu.

La juventud, hablaste, causa realidad en los amadores, reyes

se creen y la nieve los protege, cantan y sonríen, desnudos, a

la intemperie de los días, inmaduros y crueles, de los estigmas

de la soledad inventan turbias dichas y solitarias flores. Es el

Amor —continúas hablando— la rosaleda del mal, el agobio

de los cazadores ante una bestia más grande que la imaginada

en los huraños sueños. Helado el cuerpo, la comunión exacta,

lo real nos asiste y nos castiga desde las torres que nos vigilan.

Y todavía me sonríes, y el mundo ya sucumbe, interpretado

y muerto, rostros de yedra ascienden de lo subterráneo, flores

de civilizaciones arcanas lloran en los salones donde tú y yo

somos el presente. Y aún me miras, con la sed del amor, y me

dices: «nunca seremos tan reales como lo somos ahora».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

manuel vilas
poesía completa
1980-2018

volumen MLIX de la colección Visor de Poesía
2ª edición, enero 2019
3ª edición, noviembre 2019

visor libros
madrid

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención