manuel vilas

resurrección

IV. el inmaduro

no shoes

visor, 2005

 

 

 

No Shoes

 

 

La gloria de la vida, sí, alguna vez la he visto.

La llamo así, la gloria de la vida, porque no se me ocurre otra

palabra.

Digamos que es un desfile del sol, las calles, las nubes,

los besos, el fuego, dios, las manos y el río.

No sé de qué hablo. Estaba bebiendo cerveza en un Pub de

Hampstead,

y me puse amoroso, me importa tanto este presente

incommensurable,

sentado aquí, en un Pub de Hampstead, cincuenta cervezas

caídas a mis pies de Mariscal de Hampstead.

 

Un joven de unos treinta y cinco años, estaba descalzo,

sentado a mi lado en la terraza,

bebiendo en la calle y haciendo crucigramas.

Me dijo que se llamaba «No Shoes».

 

No Shoes sonreía y le daba el sol en los ojos azules.

Llevaba una camisa blanca y unos Levi’s. Y hacía crucigramas.

Pies en el suelo de las calles, pies desnudos.

Todas las tardes, a eso de las siete, No Shoes aparecía por allí.

Descalzo, en la calle, sentado en silla propia, con su pinta en

la mano.

¿Qué hacía No Shoes por la mañana?

Que bien le quedaba aquella camisa blanca.

 

No todos los pies son hermosos.

Pero en los pies No Shoes fijó su gloria.

 

Era encantador verle descalzo en las tardes de agosto.

(Las tardes de agosto en Hampstead son dios)

Una vez lo vi ligando con una negra.

Ho Shoes enseguida explicaba la razón de su nombre.

La negra sonreía:

La negra llevaba unas sandalias blancas, con tacón,

y las uñas de sus pies estaban pintadas de rojo.

Un rojo fuego que resaltaba como una bandera o una gota de

sangre,

menuda comparación, hermano, menuda comparación.

Al día siguiente, a eso de las siete, la negra apareció sin sandalias.

No Shoes estaba creando escuela.

Acabaron haciendo el amor descalzos, no desdeñes el valor

añadido de tus pies encima de tu sexo, hermoso mío.

 

La gloria de la vida, ya sabes, la llamo así porque no se me ocurre

llamarla de otra manera

porque no soy poeta, pero te juro que la he visto, a ella,

a la gloria de mi vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna