maría eloy-garcía:

 

los cantos de cada cual:

 

 

 

contra europa

 

 

 

 

 

maría eloy-garcía

los cantos de cada cual

primera edición noviembre 2013

arrebato libros

madrid

 

 

 

Para Rocío, todos los cantos

 

 

 

cantos críticos con jaculatorias

 

 

contra europa

 

 

 

hoy me siento demagoga

la poeta expatriada de mi casa

la presa política sin ideas de cambio

ante un mundo fanático y playero

exilio de interior y de montaña

hago mi bodegón con los extractos de la saliva

hay algo tan de ikea

en el estudio de san jerónimo

que con mi maltrecho latín

monto en tres veces la biblioteca inmensa de occidente

me siento enviada especial

en el epicentro de la tragedia

pero no siento mi miseria

es la del otro la que me excita

me siento hombre con una orden de alejamiento del mundo

cuando me acerco a más de 500 metros de lo obligado

comienza a sonarme la pulsera

me siento pederasta y su niño

mimando siempre lo que no debo

me siento turista en su resort clavado

como un cadáver que retrata cataratas

me siento la catástrofe natural

de un país en vías de desarrollo

entre las cinco de la tarde del aquagym

y hasta las siete y media del shiatsu

me he sentido burka con su mujer dentro

no hay límites para mi exorcismo beligerante

con derecho humano

cambio si es posible

criterio por idea respetable

y sueño por experiencia real

soy una civilizada europea y occidental

me aglutino las deudas históricas

de otra gente en mi banco rencor

hablo bien mis cinco idiomas de no decir

qué interesante mundo este para los que estamos

en el cineplex de dentro dolby sonido envolvente

mientras la realidad de estéreo a mono

estrena documental

donde la injusticia digiere lentos y apilados

los cadáveres de siempre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna