marosa di giorgio

 

la edad anaranjada

 

primera edición:

octubre, 2012

Fondo de Animal Editores, 2012
Guayaquil-Ecuador

 

colección ave roc

 

 

 

en todos Ios vestidos bordaban nomeolvides

 

1

 

La vaca vino a hablar con mi padre, su rostro de felpa en rojo
afelpado; en verdad, ella no habló ni una palabra, pero al volverse,
mi padre dijo: -La vaca no está contenta. Está dramática. Quiere
más prado.
Y nos precipitamos a mirar por los ventanucos, y a lo lejos, se
veía la vaca en su prado (que parecía tan grande), con las hermanas vacas
y las hijas vaquitas.
Para disimular todo eso, tendimos con antelación, el mantel,
el almuerzo; las criadas corrían a buscar las papas, las sacaban de
debajo de la tierra, deformes y ocres. Al ser desprendidas, ellas
dieron un gruñido aterrador.
Con todo, seguimos tomando la sopa y la miel.
Apareció un conejo muy grande; sus orejas pasaban la fronda.
Y con el tic característico, hizo entender que todo el campo estaba
de pie. Y que él era el jefe. Que él era el jefe de todo.
…No obstante, resucito y creo encontrar el sendero (trenzo
mis trenzas, uso el viejo vestido de organza), la ciudadela donde
se cumplían todos los ritos, los casamientos.
Pero ¿de qué lado, y cómo? caen retratos que no sé quién
tomó. Y así, en retrato, reaparecen los santos rebeldes,
(la vaca,
el conejo,
y las papas).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.