[audioplayer file=»http://balconcillos.com/amarosa/08.mp3″ width=»80″]

 

Se adelantaron en el aire como bailarinas. Tenían realmente el pie en el aire.

Vestidos amarillos, anaranjados. Venían como aluviones desde los cielos. Quedé espantada.

En puntas llegué hasta la casa.

Pasé las puertas, las llaves, iba a tocar los vasos y tuve miedo de cualquier barullo, me acosté en el lecho, inmóvil.

Pero, la mariposa estaba allí. Sentí sus piernas de hilos, sus brazos de hilos, su enorme manta de gasa que me arropó.

A veces, como una pesadilla, llamo a mi madre, y ella acude con tijeras finas.

Pero, nada puede, ni yo.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.