merodeando a amanda y amaranta

 

.

 

Escúchalo aquí recitado por Tomás Galindo

 

.

 

Oigo gritar de entusiasmo a mis vecinas, gemelas y hermosísimas, a través de la pared del baño.

No entiendo lo que dicen, pero por sus gritos tal vez las ha telefoneado el muchacho que les gusta,

o han aprobado un examen, o van a ir a un concierto de rap o las ha arrebatado una súbita euforia

sin motivo. Al fin entiendo una frase, hermosísima y salvaje como ellas: “me cago en la puta madre

que lo parió”. Con todo, me quedo sin saber la causa de su alegría.

A veces coincido con ellas en el ascensor. Una me enseña, con un orgullo que se me escapa, su nuevo

corrector dental, metálico: “así podrás distinguirme de mi hermana”, dice sin malicia. La otra me ofrece

un caramelo de menta, añadiendo: “creo que cago peor, pero me gustan”. Pues ya sabes, le digo sin

acumularme, “que los caramelos de menta ponen la cosa contenta”; ella se ríe con desmesura, sin control.

 

Amanda y Amaranta, una duplicación de la realidad que me parece irreal cada vez que las veo; tanta

belleza en dos mujeres que son como una mujer; mi cerebro no está preparado para ese prodigio,

y por eso me quedo perplejo cuando las miro, y ellas lo notan, y me toman el pelo a su manera, que consiste

en confundirme más, entre grandes risas y aspavientos se esconden detrás de la puerta del rellano y una

de ellas saca la cabeza y la otra me enseña la pierna, y la cabeza me pregunta si es Amanda o Amaranta,

y yo siempre contesto que Amanda, quizá por ser la más habladora de las dos, y entonces la cabeza me

pregunta de quién es la pierna, y siempre contesto que de Amaranta, y nunca me dicen cuándo acierto, claro,

porque en eso está el juego, y se ríen escandalosamente hasta que de pronto caen en la cuenta de que no

deben reírse así, y se ponen serias las dos a la vez, pero sólo consiguen mantener la compostura unos

segundos, porque enseguida vuelven al jolgorio, que es lo suyo.

 

Amanda y Amaranta, Amanda o Amaranta, un delirio, una hermosísima alucinación, la luna duplicada de pronto,

una mujer que se mueve de dos formas al mismo tiempo, una mujer con cuatro ojos negros, con dos cabelleras

morenas, densas y espesas, una mujer con cuatro larguísimas piernas.

Las gemelas son un contradiós, un prodigio, un fenómeno de la naturaleza, más que por gemelas, por su forma

humana de ser y de no ser, por su carácter apache y desmesurado, por su increíble belleza. Hablan a gritos,

con voz ronca, les encantan los enfrentamientos; son escandalosas y lloran enseguida por cualquier cosa, por

pura emoción, por pura rabia, como niñas hipersensibles.

Cariñosas y voraces, bruscas y epidérmicas, salvajes y delicadas, impulsivas y amorosas, inmaduras y sabias,

instintivas y soberbias.

 

La civilización no ha podido con ellas, son animales femeninos, hembras sanguinarias y crueles, mujeres indóciles

y valientes. Van estudiando cosas absurdas que siempre suspenden, pero son altivas como princesas, con un

derecho natural a existir como el de las montañas, como el de los ríos. Todo lo demás no importa.

Las gemelas llevan viento y sangre, mucho viento y mucha sangre, y eso se les nota en su forma de caminar,

de volver bruscamente la cabeza, de entornar los ojos para mirar. Me pasaría la noche hablando de las gemelas,

pero tengo cosas que hacer.

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención