Celia, está en el sofá de su casa y tiene la bonita capacidad

de abstraerse enseguida. Que viene a ser como asomarse

a la ventana de sí misma pero hacia dentro. Una capacidad

de la que carecen los tiburones, a los que detecta con facilidad.

 

Incluso es capaz de hacerlo a pesar de esa bola de demolición

que cuelga de su flor dorada,

y que lleva a cuestas en el oído de sentir. Algo que choca contra

lo blanco puro de su piel,

que parece no provocar ni el más mínimo temblor.

 

Y es que en estos tiempos que corren, se necesita mucha capacidad

para desmemorizar sin olvidar. Las mujeres entienden esto.

 

Celia está guapa de boca entreabierta y de ojos, porque no se le cae

la mirada cuando el fotógrafo tarda un poco más en disparar.

Y así, apunta al infinito con esos labios rojos para ver si llegan pronto

los días, los momentos, en que todo se soluciona y vuelve a vivirse

la vida, sólo la vida; así: cosa bravísima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.