manos

 

 

 


 

las manos de Jessi

La belleza de las manos de Jessi puede enloquecer a cualquiera, tal vez a cualquiera.

Se ha quitado la frente y ahora, desorientada, se pregunta: ¿qué me pasa, que no tengo ojos?

¿qué me pasa, que no tengo alma? Ya va a venir el día, Jessi, ponte el cuerpo. Y chúpate los

dedos: la panadera piensa en ti, el carnicero piensa en ti.

Ay, qué grandes son sus manos, ay qué largos son sus dedos: como la madera sucia del establo.

Jessi acaba de ausentarse, pero la veo como un gorrión en bloque, como un escándalo de materia

prima con legumbres tiernas y legumbres bravas.

¿A quién encontraremos ahora en su alma, ahora, que son ya las once de tiempo en su experiencia

personal? Tal vez es hermosa como el oxígeno, pero abundante de sustancias peligrosas.

Nos esconde sus orejas de marcelo, no vemos su cabello de cabeza en cabeza, cayendo de rodillas

sobre los hombros.

Es una mujer aumentativa en su modo de ser y en la dulce tarde. Pensando en lógica aromática,

¿Jessi no tiene un vestido azul, un pájaro que vuele o que gatee, un esqueleto sustancial de hueso?

En el centro está ella, y a la derecha, también, y a la izquierda, de igual manera. Supongo que se

habrá acabado tu traje negro, Jessi, amada en masa, y ahora podemos ver que tus dos mitades

concuerdan en género y en número, como si fueses una sola unidad femenina.

Desde tus rodillas, ay, bajas tú misma por etapas hasta el suelo, y subes también por etapas hasta

tus dedos metacarpos, que van cosiendo lo infinito sin permiso, antes de que la eternidad enferme

o muera como una cerda, sin haber implantado su orden mágico, ay, Jessi.

 

 

© fotografía de Lee Jeffries


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna