Beauty_Kustodiev_1918

– 

 

              qué primor

Qué primor y qué lozanía tiene esta mujer pulcra y con muchas ganas de vivir y con tanta alegría natural.

Toda esa cantidad de carne blanquísima nos teletransporta sin darnos cuenta al cuerpo recién bañado del bebé,

al cuerpo recién lavado del lechón, a la carne que tiene la textura y el volumen de la carne blanca de una nube blanca.

Sin fosfatos de error y sin cicuta, limpia de intenciones, siempre tiene ciertas ganas lindas de almorzar:

entre el aroma de lotos y con la silueta carnosa, va buscando el humo de la cocina y el feliz aperitivo, y después

sale a dar pedacitos de pan a las palomas.

Ella se despierta escolar y fresca en la mañana pajarina: tan suave, tan salida, tan amor. Se desmonta, uno a uno,

de los tres almohadones bonitos; baja del lecho y del sobrelecho; comprueba con los dedos de la mano los límites

de su materia cruda, y después se toca la piel de las sucursales, y finalmente se soba a fondo el alma, que siempre

se le duerme entre los muslos.

Prefiere, con mucho, las soluciones por frotación a las de simple ósmosis, que le parecen sosas, muy sosas y poco

cachondas. A veces se queda un rato quieta y sonriente porque no quiere acordarse de que existe el movimiento,

pero siempre acaba desplazando la tienda de campaña de su ser, hinchada de vientos gruesos, y se desata los veintidós

ombligos –menos uno- y se apaga los neones más bajos, mientras emboca despacio el pasillo de la cocina, por donde

tiene que pasar a desorganizarse las fabiolas, sólo las fabiolas, antes del tremendo aseo.

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura 


 

 

Borís Kustódiev (1878-1927)

Beauty – 1918

 

 

 

 


 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.